Hace treinta y seis años, una joven se bajó de un avión para pasar un largo fin de semana en la selva tropical de Guatemala, rodeada de ruinas mayas. En cierto sentido, nunca regresó a casa. La Dra. Merle Greene Robertson dedicó su vida a preservar la invaluable cultura de los antiguos mayas. A lo largo de su carrera, tuvo más de una aventura espeluznante (leer más).